#54 – Fascismo 1312

S E I S D E D O SInicialmente, cuando programamos las últimas semanas de radio de este año que se nos va, asignamos a la 54º edición de Cabezas de Tormenta una temática específica: el auge del fascismo en Europa. Nos interesaba abordar las distintas apariencias que el discurso reaccionario adquiere en el viejo continente para adaptarse a las nuevas condiciones de crisis y crecer cuantitativamente: el rostro antimusulmán del Partido de la Libertad en Holanda, la faz populista e interclasista del Frente Nacional francés, la cara violenta y callejera del Amanecer Dorado griego…

Pero el pasado jueves 28 de noviembre, un sobresalto en forma de timbre telefónico nos sacó de la cama como si de una bofetada se tratara: al otro lado del hilo nos hacían saber que se estaba deteniendo a distintas personas acusadas de participar en el “asalto” a una asociación universitaria de extrema derecha el pasado 20 de noviembre, tras una manifestación antifascista. Hacia el mediodía eran ya 19 los detenidos.

En una concentración solidaria que tuvo lugar al día siguiente, esos hombres con armadura volvieron a blandir sus porras, arrestando a 11 solidarios. En unas horas, en esta ciudad sin corazón, había 30 personas tras las rejas de la comisaría de Moratalaz, sede de la Brigada de Información de la policía.

¿Qué mejor manera de analizar ese fascismo del que se nutre la Democracia que abordar lo ocurrido en Madrid durante esos días? Por eso, en este nuevo programa leemos las letras impresas que nos llegan desde la experiencia en primera persona de la última razzia activada por el Ministerio de Interior.

Y para seguir ahondando en estas cuestiones, hablaremos también de las redadas racistas, ya que tanto su esencia y sistematización nos recuerdan peligrosamente a los primeros controles raciales en la Alemania de los años 30.

Nos visita además una compañera con la que charlamos acerca otra de las expresiones del autoritarismo y el encierro: los circos con animales. También nos habla de la resistencia ante el mismo en Madrid y nos deja una convocatoria: el 29 de diciembre, a las 19h, frente al Circo Americano (Antonio López, 109).

En cuanto a las reseñas varias cosas:

La película El color del océano, un film alemán que aborda el drama de la inmigración, las pateras, la policía fronteriza y el punto de vista de una turista de clase media.

La utopía nazi. Cómo Hitler compró a los alemanes. Un ensayo del historiador alemán Götz Aly editado en Crítica hace ya unos años. Su singularidad reside en analizar el aspecto social del nazismo… Me explico mejor: no tanto las cuestiones ideológicas, sino los mecanismos por los cuales la población alemana cedió a los encantos de Hitler y sus planteamientos. Según el propio autor: “El régimen establecido por Hitler estaba configurado de tal manera que cada alemán salió beneficiado de él, fuera o no nazi, partidario de la ideología defendida por el dictador”, es decir, la sociedad alemana prefirió su comodidad, la seguridad económica y los beneficios materiales, antes de plantearse cuestionar el régimen que les estaba elevando su nivel de vida. La guerra es un gran negocio, eso es algo que el capitalismo siempre ha sabido. “El pillaje, el expolio de la Europa ocupada, el exterminio de los judíos y el saqueo de sus bienes permitieron al régimen mantener y asegurar el nivel de vida del pueblo alemán, que en una gran parte aceptó una utopía cimentada en el robo, el racismo y el asesinato”.

“El robo de las propiedades de los judíos hizo popular el Holocausto en Alemania. El régimen supuso para la mayoría de los alemanes implicados un progreso económico evidente y se convencieron de que iban a tener buenas perspectivas de futuro”. El expolio sistemático de los nazis “posibilitó al Gobierno de Hitler recaudar el equivalente a cerca de 300.000 millones de euros, dinero que permitió a los nazis pagar parte de los gastos ocasionados durante la contienda. En la Unión Soviética robaron en un año víveres suficientes para alimentar a 21 millones de personas”.

Sin duda y salvando las distancias existentes, lo de mirar a otro lado disfrutar de los privilegios que se tienen no es algo que nos suene demasiado extraño en nuestros días.

Cazadores de skins. Un documental sobre la lucha antifacista en las calles de París durante las últimas décadas del siglo pasado. No nos demoramos demasiado en ello, vamos a dejar el enlace en el post de este programa. Ostias en los barrios hasta acabar con la impunidad de los fascistas. Una historia de militancia, música, estética, artes marciales… En fin, algo que puede ser muy marciano para muchos y muy familiar para tantos otros, pero con sus luces y oscuridades tuvo un claro desenlace, tal y como se menciona en un artículo que también podréis encontrar enlazado en nuestra web:

“El fenómeno de los cazadores es una respuesta a la ofensiva neonazi única en el mundo. Sería injusto negar la tarea que han hecho muchos grupos de skins antifascistas en sus respectivas ciudades, pero la cacería de París es especial por varios motivos. No se trata de casos puntuales sino de una reacción a gran escala, organizada pero no politizada. Las bandas tienen un altísimo componente inmigrante y en todas las etapas son jóvenes entre cinco y diez años menores que las bestias armadas a las que se enfrentan. Y además, son los primeros de Europa en actuar.

Los cazadores colgaron finalmente sus uniformes y empezaron a vestir de civil, fundiéndose con el resto de ciudadanos y pasando a la historia. Su victoria se puede confirmar hoy en día paseando por París.”

Y en las convocatorias:

Manifestación contra los CIEs – 7 de diciembre de 2013

Debate: La necesidad de romper la brecha generacional en los ambientes libertarios – 13 de diciembre de 2013. En la Librería Lamalatesta. C/ Jesús y María, 24. Metro Tirso de Molina o Lavapiés.

Por último, os dejamos el enlace para leer la carta del padre de David Marín, un joven trabajador de Móstoles asesinado por la avaricia capitalista mientras trabajaba en el montaje de un concierto de los 40 Principales hace más de 7 años. Desde Cabezas de Tormenta mandamos un abrazo lleno de amor y rabia a su familia, amigos y vecinos.